Click sobre las fotos para ampliarlas y disfrutar los paisajes.

lunes, 5 de abril de 2010

San Fco. del Monte de Oro - Inti Huasi / San Luis 2010

San Francisco del Monte de Oro, al norte de San Luis, es la pintoresca localidad que escogimos como punto de partida para esta nueva caminata. La lluvia nos impidió salir a caminar por la mañana, y debimos recorrer las calles cobijándonos bajo los aleros de las casas.





Sitio histórico: rancho usado por Domingo Faustino Sarmiento para enseñar letras cual mandaba su vocación, siendo entonces este sitio la primer escuela de la República Argentina.









Justo antes de salir del pueblo comenzó a llover grotescamente. Afortunadamente un paisano nos invitó a guarecernos en su casa, donde pudimos tomar unos mates contemplando como el cielo se venía abajo.




Saliendo de San Francisco, después de la lluvia torrencial.





Imagen para coleccionar: Una palmera Caranday se recorta contra las sierras de San Luis. En esta zona la palmera crece naturalmente, siendo la palmera más austral del mundo en su hábitat natural, donde a veces incluso nieva.



Vane atravesando uno de los tantos arroyos que atraviesan las rutas en la zona. Tras la lluvia, las aguas bajaban tupidas.



Visita a la gruta de la virgencita de Lourdes. Dejamos unas monedas y unos caramelos, a ver si nos tiraba un cacho de suerte para la travesía que se avecinaba.



La ironía del cartel desmoraliza, y apenas estábamos saliendo.



Descansando bajo un árbol.



La sierra comienza a perfilarse como agotadora, a la vez que bella.




Por la carretera en zig zag. Los automovilistas nos miraban como si estuviéramos locos. ¡Qué saben ellos!





A veces, para cortar camino, trepábamos por el monte cuales cabritas aguerridas.




El duro ascenso por el camino. Atrás quedan los valles de San Francisco y el Caranday. La imagen impresiona, estar ahí es apoteótico.



En las cumbres de las sierras de San Luis.




Sección "Felices escenas", ya un clásico de esta página, donde compartimos momentos azarosos, bellos y llamativos.









El pueblo se halla junto a las sierras del horizonte, y apremiados por la noche que se nos viene, apuramos el paso por el camino largo.




"Batata", nos salió al cruce unos 4 km antes de La Carolina, y nos acompañó hasta el pueblo. Esperamos que haya encontrado un buen sitio para quedarse.



La Carolina, pueblo minero fundado hace más de 200 años, fue el sitio ideal para pasar la noche y descansar después de atravesar la sierra de San Luis.










Saliendo de La Carolina, rumbo a Inti Huasi, la gruta milenaria.




Antigua mina de oro, cerca del sitio histórico, una casa, donde nació el poeta Juan Crisóstomo Lafinur.
"A una rosa

Señora de la selva, augusta rosa,
orgullo de septiembre, honor del prado,
que no te despedace el cierzo osado
ni marchite la helada rigurosa.

Goza más: a las manos de mi hermosa
pasa tu tronco; y luego el agraciado
cabello adorna, y el color rosado,
al ver su rostro, aumenta vergonzosa.

Recógeme estas lágrimas que lloro
en tu nevado seno, y si te toca
a los labios llegar de la que adoro,

también mi llanto hacia su dulce boca
correrá, probaralo, y dirá luego:
esta rosa está abierta a puro fuego."





Los gigantes de piedra contemplan pasar a los caminantes.



Buscando maderas para encender el fuego y tomar unos mates, entre el follaje, encontré este gran hongo adherido al tronco de un árbol. No podía menos que compartirlo.




Estas bajadas representaban, a pesar de la inmensidad, un descanso para las piernas cansadas de subir. Así se disfruta más el paisaje y los campos suavemente ondulados.



Curva, bajando la sierra a los llanos.



A esta altura de la caminata, con las piernas molidas de cansancio, lo único que me faltaba era resbalarme sobre el verdín del arroyo, caerme, golpearme, y mojarme todo.



Una pausa en el camino.



En la ruta provincial Nº 10, camino a Inti Huasi, se encuentra esta gran roca conocida por su forma como "La Montura". Un sitio impresionante.




Unos locos escalando "La montura"



Nuevo arroyo sobre la carretera, esta vez felizmente sorteado saltando entre las piedras.




Gruta de Inti Huasi y final de nuestro recorrido. Significa "Casa del Sol" y fue habitada por indios nómades hace unos 8000 años. Allí se han recuperado restos arqueológicos y se conservan en la zona algunas pinturas rupestres. Como profesamos en este blog, contemplar con respeto y sumisión los parajes que los dueños de la tierra contemplaron, es lo mínimo que podemos hacer en pago por usurpar una tierra ancestral. A los dueños de los ojos que vieron estos horizontes, entonces, vaya nuestra respetuosa contemplación.






6 comentarios:

  1. ¡Qué torpe puede llegar a ser un gentilhombre de cámara!

    ResponderEliminar
  2. Lucho! un puema todo, la caminata, el recorrido, la prosa poetica y las fotos. Lo felicito Patrón por tanta haermosura.
    No ha de pedirme que me identifique a estas alturas...
    Un abrazo desde la tierra azteca para Ud. y Vane (yo quiero caminar caminos con Ud. Patrón alguna vez... se dará?)

    ResponderEliminar
  3. muy bueno!!!! sublime negrito! espero poder acompañarlos alguna vez, tal vez acompañada...

    ResponderEliminar
  4. Cómo me hace reír Juan cuando te dice "patrón".
    Al final no te comenté nada porque no se me ocurrió nada que no te hubiera dicho el otro día cuando vimos las fotos en vivo y en directo... Muy lindas las fotos. Y estás cada vez más pueta, es verdá.

    ResponderEliminar
  5. "... como toda compañía
    me llevo la poesía,
    que en esos largos caminos
    polvorientos del destino
    evita que yo me pierda
    y mande todo a.."

    me falta cerrarlo, ¿me ayudan?

    ResponderEliminar