Click sobre las fotos para ampliarlas y disfrutar los paisajes.

miércoles, 15 de abril de 2009

Tucumán-Salta 09

Monumento al indio, dueño originario de aquellas tierras.



Vane, posando telúrica en el lago de Tafí del Valle.



En la plaza de Amaicha del Valle (Tucumán). Punto de partida de la caminata. Contando el desvío a las ruinas, hay por delante 80 kilómetros.





A la salida de Amaicha del Valle, la infaltable foto en el Museo de la Pachamama. Caía la noche.



Contemplando la famosa Lunita Tucumana, que inmortalizara el gran Atahualpa. Más adelante haríamos el primer campamento del viaje.



Antes de entrar a las ruinas, tributo a la Pachamama (Madre Tierra)



Ruinas precolombinas de los Indios Quilmes, sobre la falda de una montaña. Sitio de 130 años de resistencia al invasor.









A pesar del cansancio, no podía faltar un chamamé al llegar al sitio adecuado.



Disfrutando de unas empanadas en Doña Rogelia, en el pueblo de Colalao del Valle. Unos kilómetros más allá del pueblo pasamos la noche en el mejor lugar que me ha tocado, lleno de maderas secas!



Cansados!!!





Caminando y observando las cumbres nevadas de las Sierras de Quilmes.



Juanro sanando los pies en un descanso.


De la mano.




Cargado, con las cumbres al fondo.




Tras casi morir de calor, llegamos a un rancho... pero no tenía agua!!! Al menos sirvió como paraje para descansar y realizar algunas cirugías menores de pie.




Vienen, van...






Algunas felices escenas.







Usted está aquí! Límite entre las provincias de Tucumán y Salta.




Arroyuelo antes de llegar a Tolombón. Encontrarse con estos vados en el camino ayuda mucho a descansar la planta de los pies y los músculos de las piernas. ¡Agua bendita!




Juanro, Rosario y Vanesa, en plena y agobiante caminata, llegando a una curva.




Yo caminando con el imponente paisaje al fondo.




Mi propio sitio de ofrenda a la Pachamama.



Queso de los valles! Delicias del camino que nos dieron fuerzas.



Mientras una sufre, la otra se mira las uñas. ¡Coqueta!





Caminando con la imponente montaña al fondo.



Viñedos salteños.



Problema y solución: los torrentosos caudales de agua superados!





Llegada a Cafayate!





Ya en la ciudad de Cafayate, molidas las piernas pero orgullosos y contentos por el objetivo cumplido, comiendo locro, picante de pollo y tamales.





3 comentarios:

  1. Ahora, a por los 7 lagos. Rebotando en la garompa, la próxima vez! Viene más gente. ¿Juan se prende, dijo?

    ResponderEliminar
  2. Espectaculares fotos! Bienvenidos al MPB y gracias por el apoyo, muy buen blog realmente compañeros!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Anita! Es un gusto estar en el círculo!

    ResponderEliminar